MANIFIESTO POR LA VISIBILIDAD DE LOS CIUDANANOS

Yo veo cosas que vosotros no creeríais. Ancianos encaramados a magnolios y tejos hokkaido más allá de la Puerta de Alcalá, patines deslizarse sobre el frio aluminio en la cuesta de Moyano. Veo cámaras de seguridad brillar en la oscuridad apuntando a los bolardos de Lavapiés y skaters galopando el hierro oxidado del Reina Sofía. He visto a Muelle refugiado en la ciudad imperial. Todos esos momentos se perderán en el tiempo como lágrimas de coñac en un carajillo.
Es hora de vivir.


jueves, 20 de mayo de 2010

Alucinando en YouTube

Ahora resulta que los vídeos alojados en YouTube pueden convertirse en un buen laboratorio para estudiar los efectos del consumo de drogas. Dicho así, a las bravas, asusta. Chavales puestos hasta las cejas en aparcamientos, controles y garitos no parecen de mucha ayuda para la investigación científica. Hasta que llegó Jason Daniel, un profesor de Psicología en la Universidad de San Diego (EEUU) que ha encontrado en la web de vídeos una buena herramienta para analizar cómo funciona la salvia divinorum, una sustancia de potencia alucinógena y visionaria de corta acción y legal en gran parte del planeta. Como un viaje de salvia dura pocos minutos, el formato youtube se adapta bien. Curiosamente, los ensayos en monos han mostrado que los efectos se inician a los 40 segundos del consumo. Las escenas de YouTube hablan de medio minuto. Además, los treinta y cuatro vídeos recopilados por Daniel muestran a seres humanos consumiendo en estado natural, algo imposible de lograr en laboratorio. Daniel se fijó en el habla y los movimientos de los colocaos con salvia. En menos de un minuto, los consumidores experimentaban contracciones musculares, risas alocadas y dificultad para hablar. En esta línea, no estaría mal que los psiquiatras visionasen vídeos de Ortega Cano, Andrés Pajares o Belén Esteban para averiguar las secuelas neuronales de tanta aparición televisiva. Más información en http://bit.ly/9SykRb