MANIFIESTO POR LA VISIBILIDAD DE LOS CIUDANANOS

Yo veo cosas que vosotros no creeríais. Ancianos encaramados a magnolios y tejos hokkaido más allá de la Puerta de Alcalá, patines deslizarse sobre el frio aluminio en la cuesta de Moyano. Veo cámaras de seguridad brillar en la oscuridad apuntando a los bolardos de Lavapiés y skaters galopando el hierro oxidado del Reina Sofía. He visto a Muelle refugiado en la ciudad imperial. Todos esos momentos se perderán en el tiempo como lágrimas de coñac en un carajillo.
Es hora de vivir.


jueves, 29 de abril de 2010

Lost at Rainbow

¡El cuello tengo muy dislocado! Y no de hacer el baile de la raqueta al ritmo del 'I surrender' de los Rainbow. Fue de ver el Barça-Inter en la primera fila de otro Rainbow, el legendario garito heavy del centro de Madrid. Me contó su dueño –cerca de 60 años y luciendo camiseta sin mangas– que en 2010 su local de rock duro cumple 25 años. 25 años de guitarreo entre tinieblas. Un cuarto de siglo de oscuridad y murales pregóticos en sus paredes, un cuarto de siglo de una fachada que repele a los grupos de turistas que recorren la calle Huertas. Hace 25 años, fue pionero en proyectar videoclips de bandas duras mientras las muñequeras de tachuelas del personal se alzaban sobre la humareda de Ducados. Hoy, las jornadas futbolísticas salvan la caja. Eso sí, antes y después de los 90 minutos de partido, los altavoces vuelven a tronar con los Maiden, ACDC, Y&T, Metallica, Motörhead o los Judas. En septiembre celebrará sus bodas de plata con una fiesta. Allí estaré. Los viajes en el tiempo de Desmond, puro teatro. Rainbow forever. Lost at Rainbow.
[Calle Huertas. Madrid. 28/04/2010]

martes, 27 de abril de 2010

Esperé y aquí me quedo

Un mes y medio y aquí sigo. Por entonces me senté a esperar la primavera. Hoy, cuando ha llegado con toda su intensidad, no pienso moverme de este árbol nunca más. Pasan a mi lado cientos de deportistas, niños, jubilados, cuidadoras, jardineros… Ay, si supieran que soy aquel niño de la pandilla de El Hueco, el mejor lanzador de castañas a este lado del paseo de coches. Aquí me quedo.
[Parque de El Retiro, bajando por la entrada de la calle Menorca. 27/03/2010]